Noticias

6 mayo, 2018 / Instituto Calasancio
CON­GRE­SO IN­TER­NA­CIO­NAL “CON­SE­CRA­TIO ET CON­SE­CRA­TIO PER EVAN­GE­LI­CA CON­SI­LIA”

Del 3 al 6 de mayo, en la Uni­ver­si­dad Pon­ti­fi­cia An­to­nia­num de Roma y or­ga­ni­za­do por la Con­gre­ga­ción para los Ins­ti­tu­tos de Vida Con­sa­gra­da y las So­cie­da­des de Vida Apos­tó­li­ca, ha tenido lu­gar el Con­gre­so In­ter­na­cio­nal “Con­se­cra­tio et con­se­cra­tio per evan­ge­li­ca con­si­lia” Reflexiones, preguntas abiertas, caminos posibles “, al que ha asistido M. Ma. Luisa Domínguez.

 Dentro del marco del Congreso el día 4, a las 10.30 horas, en el Aula Pablo VI, el Santo Padre Francisco recibió en audiencia a los participantes en el congreso.

En su discurso el Santo Padre inició con estas palabras:

“Me he preguntado: ¿Cuáles son las cosas que el Espíritu quiere que se mantengan fuertes en la vida consagrada? Y el pensamiento volaba, se iba,  volvía…, y a mí siempre me volvía [a la mente] el día que fui a San Giovanni Rotondo: No sé por qué, pero vi que había muchos hombres y mujeres consagrados que trabajan… y pensé en lo que dije allí, en las “tres p” que dije allí. Y me dije a mí mismo: Estas son columnas que permanecen, que son permanentes en la vida consagrada: La plegaria, la pobreza y la paciencia. Y decidí hablaros de esto: Lo que pienso que sea la plegaria en la vida consagrada, y luego la pobreza y la paciencia.

 El texto completo se encuentra en este enlace: https://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2018/05/04/cons.pdf

 

Galería de imágenes

Volver
SÍGUENOS

Religiosas Calasancias


La educación es para el ser humano llamada a ser; es la posibilidad de ser desde la semilla.
Ir al canal de youtube

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra polí­tica de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies