Instituto Calasancio Instituto Calasancio
INICIO CONTACTO ZONA PRIVADA
youtube facebook twitter
Beato Faustino Míguez

Beato Faustino Míguez

pedagogo
Faustino Maestro
 

Faustino Míguez, escolapio que se siente consagrado a la educación. Acercarnos a él como educador es acercarnos a alguien enamorado y amante de la educación. Así se percibe en todos sus escritos de carácter pedagógico. Se nos muestra totalmente convencido de la importancia de la educación para que la persona llegue a ser feliz y como medio para renovar la sociedad. Escribe en el Discurso pedagógico de Celanova: «renovar la sociedad desde su misma base y hacer la felicidad humana, mediante una educación sincera...» Es un educador fiel a su fundador, José de Calasanz. Su tarea educativa está marcada por el lema calasancio PIEDAD y LETRAS. Luchó siempre por un mundo donde los pequeños fueran los más queridos.

Su acción educativa no se redujo al ámbito de la escuela, sino que —saliendo de sí mismo— toma contacto con las realidades vitales del pueblo, vive sus problemas y necesidades, su dolor y enfermedad. Está atento a los cambios esenciales de la sociedad de su tiempo, al ambiente familiar, al entorno. Como educador, hay que destacar su entrega diaria, su trato amable, humano y delicado con los alumnos —así lo constatan sus propios alumnos en los testimonios que de ellos tenemos y las personas que le conocieron—, el carácter experimental y práctico que da a las asignaturas que imparte, su capacidad de animar y alentar hacia el bien, y su preocupación por los alumnos más atrasados. Son interesantes sus aportaciones a la didáctica de las Ciencias, con los libros que escribió: Nociones de Historia Natural, Nociones de Física Terrestre y Diálogos sobre las Láminas de Historia Natural. Así se le reconoce en el Diccionario de Ciencias de la Educación, en el que aparece mencionado como pedagogo

Beato Faustino Míguez Beato Faustino Míguez Beato Faustino Míguez Beato Faustino Míguez