Instituto Calasancio Instituto Calasancio
INICIO CONTACTO ZONA PRIVADA
youtube facebook twitter
Beato Faustino Míguez

Beato Faustino Míguez

beatificación
 

beatificación Peregrinos de un mismo camino llegan a Roma el sábado, 24 de octubre, desde diversos lugares de España e Hispanoamérica. La beatificación del P. Faustino Míguez es un acontecimiento que nos convoca como Iglesia y como miembros de la Familia Calasancia.

La Escuela Pía, agradecida y gozosa por este nuevo fruto de santidad, estuvo bien representada por el Superior General, P. Jose María Balcells, y su Congregación General; los cuatro Provinciales de Italia; los seis Provinciales de España; los Provinciales de Colombia, Chile y Eslovaquia; representantes de las Provincias de Argentina, México, Austria, Hungría y Polonia; y unos treinta religiosos de la Tercera Demarcación.

Por parte del Instituto Calasancio asistieron un numeroso grupo de religiosas; entre ellas, la Superiora General, M. Julia García Monge, el Consejo General, las Superioras Mayores, la Vicepostuladora, y las Superioras de cada una de las Casas del Instituto.

La alegría y el gozo por este don fue compartido también por todas las Congregaciones de la Familia Calasancia: MM. Escolapias; MM. Calasancianas y PP. Cavanis.

La grandiosa Aula de Audiencias Pontificias, en la que el Papa da cita a los peregrinos del mundo entero, está dispuesta a acogernos con el corazón y los brazos abiertos. Hombres y mujeres rebosantes de alegría y entusiasmo nos uníamos para celebrar la Beatificación del P. Faustino Míguez.

Un saludo de bienvenida por parte de M. Julia García Monge, Superiora General de las Religiosas Calasancias, abría todo un elenco de actuaciones. «Con gozo y gratitud, en nombre propio, del Gobierno General y de toda la Congregación de las Hijas de la Divina Pastora, doy la bienvenida a cuantos habéis llegado a Roma a celebrar la beatificación del P. Faustino Míguez».

Saludo también compartido por parte del P. José María Balcells, Superior General de los Escolapios: «Santidad llama a santidad... Esta es la idea madre en la fundación del Instituto Calasancio. El próximo Beato, P. Faustino, es una personalidad fascinante a poco que se le frecuente.. hacedlo!»

Domingo, 25 de octubre de 1998. En medio de un cielo gris amanecía el día tan esperado para el Instituto Calasancio de Hijas de la Divina Pastora, para la Escuela Pía y toda la Familia Calasancia. Perfecta armonía entre cielo, sol y tierra interrumpida por contadas gotas de agua en medio de tan gran ceremonia:AHoy toda la Iglesia proclama tu nombre".

La plaza de San Pedro vibraba con los fieles de São Paulo de Brasil, Verona, Indiana (EE.UU.), España, Argentina, Chile, Uruguay, Colombia, Nicaragua, Costa Rica, Guinea Ecuatorial, Camerún y Ecuador, además de muchos otros fieles en ella congregados.

Tras una reseña biográfica de cada uno de los Siervos de Dios y en medio de un silencio expectante, llegó el momento tan deseado: Su Santidad el Papa Juan Pablo II pronunció solemnemente la fórmula de la Beatificación:

Años [...] con nuestra autoridad apostólica, concedemos que los Venerables Siervos de Dios [...] Faustino Míguez, se llamen en adelante Beatos...,

Finalizada la fórmula, el Papa fijó la fecha de la festividad de cada uno de los beatificados, siendo la del Beato Faustino el 8 de marzo, día de su muerte.

Un aplauso grande y emocionado se dejó sentir mientras se iban descubriendo los tapices que colgaban de los andamios de la fachada principal de la Basílica Los peregrinos Bcon gozo desbordadoB cubríamos toda la Plaza con un revuelo de banderines y pañuelos de colores, a la vez que nuestras miradas se clavaban en el tapiz del Beato Faustino Míguez.

La presencia de este nuevo beato gallego se hizo más viva en todos nosotros cuando fueron presentadas las reliquias de los nuevos Beatos y colocadas junto al altar. El relicario del P. Faustino fue llevado por M. Julia García, acompañada de M. Almudena Rodríguez y M. Sacramento Calderón, Vicepostuladora de la Causa.

Después de la lectura del Evangelio, el Papa elogió al P. Faustino con las siguientes palabras:

AEl que se humilla será enaltecido (Lc 18,14). Al elevar a la gloria de los altares al Sacerdote Escolapio Faustino Míguez, se cumplen estas palabras de Jesús que hemos escuchado en el Evangelio. El nuevo Beato, renunciando a sus propias ambiciones, siguió a Jesús Maestro y consagró su vida a la enseñanza de la infancia y la juventud, al estilo de San José de Calasanz. Como educador, su meta fue la formación integral de la persona. Como sacerdote, buscó sin descanso la santidad de las almas. Como científico, quiso paliar la enfermedad liberando a la humanidad que sufre en el cuerpo. En la escuela y en la calle, en el confesonario y en el laboratorio, el P. Faustino Míguez fue siempre transparencia de Cristo que acoge, perdona y anima. *Hombre del pueblo y para el pueblo*, nada ni nadie le fue ajeno. Por eso, constata la situación de ignorancia y marginación en la que vive la mujer, a la que considera *el alma de la familia y la parte más interesante de la sociedad*. Con el fin de guiarla desde su infancia por el camino de la promoción humana y cristiana, funda el Instituto Calasancio de Hijas de la Divina Pastora, para la educación de las niñas en la Piedad y las Letras. Su ejemplo luminoso, entretejido de oración, estudio y apostolado, se prolonga hoy en el testimonio de sus hijas y de tantos educadores que trabajan con denuedo e ilusión para grabar la imagen de Jesús en la inteligencia y el corazón de la juventud@.

 

Beato Faustino Míguez Beato Faustino Míguez Beato Faustino Míguez Beato Faustino Míguez Beato Faustino Míguez Beato Faustino Míguez Beato Faustino Míguez Beato Faustino Míguez Beato Faustino Míguez Beato Faustino Míguez